ESPECIALISTAS EN SONRISAS


PREGUNTAS FRECUENTES Y CONSEJOS

 

Nos cepillamos los dientes a diario, después de cada comida, por el día y por la noche… Y resulta que, cuando vamos a revisión al dentista, nos dicen que debemos hacer una limpieza porque tenemos mucho sarro. ¿A quién no le ha pasado esta historia?

La razón es muy sencilla: aunque nos estemos cepillando los dientes todos los días, lo estamos haciendo mal por una razón o por otra. Por eso, en este artículo hemos querido recopilar todas las cosas que debemos tener en cuenta a la hora de lavarnos los dientes y así hacer que el cepillado dental sea óptimo y no acabemos desarrollando otros problemas como la acumulación de sarro.

Desde la frecuencia a la duración pasando por las diferentes técnicas de cepillado o el uso de cepillos eléctricos, seda dental y enjuague bucal. Encuentra aquí todos los consejos necesarios para conseguir una boca limpia y fresca… ¡Todo el año!

Consejos para cepillarse bien los dientes

  1. Frecuencia. Desde luego, la frecuencia es fundamental a la hora de cepillarse los dientes. Tenemos que hacerlo, en la medida de lo posible, después de cada comida y, sobre todo, antes de irnos a la cama. No olvidemos que cuando actúan las bacterias que forman las caries es, sobre todo, durante la noche.
  2. Duración. La duración de un cepillado no debería ser inferior a tres minutos. A veces puede parecernos una lata tener que cepillarnos los dientes tanto tiempo, pero es importante hacerlo a conciencia. No sólo los que se ven, sino también las muelas y todas las piezas dentales por todas sus caras.
  3. Mejor eléctrico. Se puede tener un buen cepillado de dientes sin usar el cepillo eléctrico, desde luego. Sin embargo, un buen cepillo eléctrico hará que podamos cepillar más y mejor en menos tiempo, al ir a una velocidad a la que ninguna mano humana puede ir. ¡Ahorra tiempo y mejora el resultado!
  4. Pasta de dientes adecuada. No sólo es importante cepillarnos los dientes con pasta de dientes siempre – y no sólo con agua – sino que, también, tenemos que escoger una pasta de dientes que se adecue a las necesidades que tenemos. Así, quienes tengan las encías sensibles deberán optar por un tipo de pasta y quienes tengan problemas de amarilleo de los dientes por otra.
  5. Hilo dental. Cuando hablamos de cepillarse los dientes no sólo hablamos de pasta, agua y cepillo. El hilo dental (o los cepillos interdentales) son fundamentales para poder llegar a los lugares más recónditos y acabar con cualquier tipo de sedimento que haya en ellos. ¡No olvides hacerlo!
  6. Enjuague. El enjuague bucal debe ser lo último que hagamos. Este líquido, tras el cepillado de los dientes, hace que se destruyan muchas bacterias nocivas que podrían dañar nuestro esmalte y favorecer la aparición de la caries.
  7. Dirección del cepillado. La dirección del cepillado es otro factor a tener en cuenta a la hora de lavarse los dientes. Tenemos que ir siempre de atrás hacia adelante y siempre hacia fuera, para evitar que las partículas que hemos quitado acaben incrustándose otra vez.

10:10:40
Jueves, 30 de Mayo del 2019

 
 
 

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí.