ESPECIALISTAS EN SONRISAS


PREGUNTAS FRECUENTES Y CONSEJOS

 

Qué duda cabe que el paso de los años es inevitable, pasan para todos. Sin embargo en unas personas se nota más que en otras y en esto tienen mucho que ver diferentes aspectos como la propia genética, la alimentación, el estrés, el descanso… y, cómo no, el estado de nuestra boca. ¿Sabías que una mala dentadura -que precisa sí o sí un tratamiento de implantología dental adecuado- puede incidir más en los efectos del envejecimiento facial?

Con los años nos salen arrugas. Nuestra piel pierde firmeza. Nuestra mirada incluso puede volverse algo más apagada y triste. Y, cómo no, aparecen las inevitables canas. Sin embargo cumplir años y envejecer no tiene porque ser visto como algo negativo, todo lo contrario: no hay nada más positivo que cumplir años. Una persona de mediana o avanzada edad puede seguir siendo y sintiéndose guapa siempre y para ello es preciso tener también una buena dentadura.

Y es que la falta de piezas dentales o una mala higiene bucodental puede llevar a que tu cara acuse más el envejecimiento facial, algo a lo que puedes poner remedio gracias a un tratamiento de implantología dental. ¿Lo sabías?

Beneficios de una implantología dental

Una adecuada implantología dental no solo ayuda a recuperar la funcionalidad de nuestra boca: comer bien y prácticamente de todo, beber, hablar y reír sin sentir vergüenza ni ocultándonos. También nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos y a recuperar esa belleza estética que creíamos perdida.

Estos implantes se colocan entre el hueso maxilar y actúan como raíces artificiales. Una vez se ha realizado el implante se inicia un proceso de osteointegración con lo que se ayuda a preservar el hueso.

Estos procesos de implantología dental ayudan al crecimiento óseo y también a conservar la densidad y el volumen del hueso que rodea los implantes. Con ello evitamos a su vez perder las encías y frenamos los irremediables efectos del envejecimiento facial por una mala higiene bucodental

Efectos del envejecimiento facial

Una mala dentadura puede perjudicar mucho tu cara, ¿lo sabías? Y más con el tiempo y al cumplir años. Quizás eres joven y pienses que esto no te puede pasar a ti, pero no optar por un tratamiento de implantología dental puede pasarte factura más pronto que tarde.

Arrugas alrededor de la boca. Es el primer síntoma de envejecimiento facial que aparece, y es que la pérdida ósea perjudica a la dimensión vertical de la cara. O lo que es lo mismo, aumenta el pliegue en la comisura de los labios y con ello la aparición de las antiestéticas arrugas alrededor de la boca.

Labios demasiado finos. Una mala dentadura o la falta de piezas dentales provoca que se pierda volumen en los músculos de la cara y esto también afecta a los labios que pierden grosor. Además la falta de hueso hace que los labios se plieguen y en ocasiones parece que ni se tengan.

Una nariz que parece aumentar de tamaño. No es que cambie la nariz, en absoluto, pero la falta de una implantología dental adecuada provoca un envejecimiento facial que podemos observar con la sensación de tener una nariz más grande por culpa de la pérdida de huesos o la falta de dientes.

Tu expresión facial ya no es la que era.  Y como consecuencia tu cara parece incluso de más edad que la que realmente tiene. Por ejemplo, las comisuras de los labios se curvan hacia abajo provocando una expresión de tristeza.

No permitas que esto te pase. Opta por implantes y recupera la perfecta funcionalidad de tu boca y, cómo no, tu belleza. No aparentes más años de los que tienes.

 

16:01:46
Viernes, 29 de Marzo del 2019

 
 
 

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí.